top of page
  • Foto del escritorLSJ

De la mano de San José, NO CIERRES TU CORAZÓN

Nuestro capellán Francisco Herrera nos cuenta una anécdota de san Alberto Hurtado en que la humildad vence a la soberbia y el orgullo.

Cuanto daño hacen en la persona, la familia, nuestro colegio y la sociedad un corazón orgulloso.

Por eso el Señor, dice la Escritura, resiste al soberbio y da su gracia al humilde. El soberbio se cierra en sí mismo, no se abre a Dios ni al prójimo, mientras que la humildad nos abre el corazón y abre las puertas al prójimo. Es ahí donde Dios puede actuar y derramar sus gracias, haciendo maravillas.

Pidamos la docilidad del Espíritu Santo, y así podamos agrandar nuestra persona siendo cada día más humilde.


Glorioso Patriarca

San José Ruega por nosotros.

Equipo de Pastoral


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page