• LSJ

¡DE LA MANO DE SAN JOSÉ! Las visitas de Dios

Dios siempre está atento a visitar nuestras vidas y de diversas maneras llega a cada uno de nosotros: cuando hacemos caridad o nosotros somos beneficiados por la ayuda de otros, en algún acontecimiento fuerte como un accidente o en la misma enfermedad. El padre Alberto Hurtado nos dice: "La alegría o el dolor es siempre visita de Dios". Él siempre quiere visitarnos. Puede ser a través de su Palabra, de la comunidad, o más íntimamente en la Eucaristía. Pero para que pueda llegar a nosotros debemos estar dispuestos a abrirle nuestro corazón. La puerta de nuestro corazón es una muy especial pues sólo tiene manilla desde el interior. El Señor pasa, toca a nuestra puerta como un mendigo, y si no estamos atentos y dispuestos para abrirle Él no podrá entrar y puede incluso pasar de largo. San Agustín decía: "Tengo miedo que Jesús pase y no me de cuenta". San José, ruega por nosotros.



34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo