• LSJ

¡De la mano de San José! La fuerza de la palabra.

Nuestro capellán, el padre Francisco, nos cuenta una anécdota de la vida diaria para mostrarnos que la palabra tiene una fuerza increíble, puede levantarnos como puede hundirnos, un buen consejo puede mover a que la persona cambie su vida y se convierta, una palabra hiriente puede provocar más daño que un golpe.


Si la palabra humana tiene fuerza, imaginémonos la fuerza, el poder que tiene la Palabra de Dios, que es palabra eterna, es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo (Hb 4, 12).


Debemos cuidar nuestras palabras, en la familia, en el colegio, con nuestros amigos. No podemos imaginar las consecuencias que pueden tener nuestras palabras de odio, y los frutos que genera una palabra de amor y bondad.

Que el Señor nos ayude a cuidar nuestra palabra.


San José, ruega por nosotros.



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo